martes, 25 de septiembre de 2012

Aymar: "No me gusta que hablen sin saber"

Miren la nota que hizo Lucha Aymar con revista ¡Hola!... 

Cuando Luciana Aymar (34) bajó del avión sintió la paz del fin del mundo, y supo que aquel lugar paradisíaco era perfecto para lo que necesitaba: descansar. Hasta el pasado 12 de agosto, cuando terminaron los Juegos Olímpicos, su cuerpo, mente y alma estuvieron enfocados en que el Seleccionado Argentino de Hockey femenino diera lo mejor de sí y lograra subir al podio. Aunque no se llevaron el Oro, Las Leonas obtuvieron el segundo puesto y demostraron ser unas "guerreras". Pero para Lucha el desafío continúa. En este período decidirá si se despide definitivamente del Hockey, el deporte que se convirtió en su vida. Este mes, pasó una semana acompañada por Cinthia y Lucas, dos de sus tres hermanos, mientras su novio, el actor Michel Gurfi (29), emprende un nuevo camino y debuta en el fútbol profesional (por eso no pudo viajar con ella): "Desde hace algunos meses está jugando para el Club Atlético Atlas. Era su sueño. Estoy orgullosa de él", aseguró. 

 -¿Elegiste venir a la nieve a reflexionar? 
-Antes de irme a las Olimpíadas ya tenía decidido que me iba a ir unos días. Me encantó la idea de conocer Cerro Castor. Entonces invité a mis hermanos, Lucas y Cinthia, y a mi amiga Mercedes. Disfruté en familia y encontré la tranquilidad que estaba buscando. Este es un lugar mágico. Me encanta lo que transmite el paisaje. 

-¿Cuál era tu rutina? 
-Subir la montaña, esquiar y descansar. Estábamos hospedados en el Ski Lodge, un complejo en el bosque de apenas 15 cabañas. Bajamos a la ciudad sólo dos veces y disfrutamos de una excursión en catamarán a la Isla de Lobos. Durante la tarde, tomábamos mate y mirábamos películas. Casi no salimos de la cabaña. Más allá de que soy deportista, la montaña te agota muchísimo. 

-¿Por qué no pudo viajar Michel? 
- Empezó a jugar en el equipo de fútbol Atlas. El jugaba en su country pero hace algunos meses se probó en el Club, quedó y ahora está entrenando todos los días y juega los fines de semana. Era uno de sus sueños, se le está cumpliendo y lo hace muy feliz. Por eso no pudo viajar conmigo. Yo lo respeto porque él tampoco me presionaría si yo estuviera en su situación. El está entrenando y cumple al igual que sus compañeros. 

-¡Qué cambio! De actor a jugador de fútbol. 
-Yo estoy orgullosa. Me alegra mucho que pueda cumplir sus deseos. Estamos hace dos años juntos y siempre nos apoyamos mutuamente. El fútbol le apasiona y lo hacía de manera amateur. Poder incursionar profesionalmente es un paso gigante en su vida. 

-Ahora intercambiaron los roles. 
-Tal cual, soy su hincha. Él vino a la final de los Juegos Olímpicos de sorpresa y siempre me acompañó así que yo voy a hacer lo mismo. En poco tiempo, me van a ver alentándolo (se ríe). 

-Durante las Olimpíadas hubo rumores de romance con el tenista Pico Mónaco... 
-No quiero hablar del tema. Me puse muy mal en el momento porque no me gusta que la gente hable sin saber. Estaba en una situación muy estresante a nivel profesional y me pareció de mal gusto que se generara un rumor así. No sé de donde salió el rumor. Yo me puse mal en el momento pero traté de enfocarme en lo que estaba haciendo, que era lo más importante para mí. 

-¿Aprendiste a lidiar con los rumores que genera la fama? 
-Cuando sabés que tenés un torneo tan importante por delante te cuidás en todos los aspectos. Ese alerte permanente te genera estrés, además de la presión de tener que competir en las Olimpíadas. Y un comentario desafortunado no podía lastimarme en un momento tan trascendental en mi vida. Ser parte de Las Leonas es muy fuerte, cada vez que vamos a un torneo, tenemos la presión de tener que estar en los primeros lugares y por más que con los años uno se acostumbra a estar en la final, termina generando cierto cansancio. 

-¿Que sentiste al desfilar como abanderada de la delegación argentina? 
-¡Emoción! El momento de cargar la bandera para mi fue algo increíble. Estar en ese lugar, representando a la Argentina, viviendo de un deporte amateur, comparado con otros. Diez años atrás ganamos el primer mundial y Las Leonas no eran conocidas. Y hoy, estar en el lugar en el que estamos es impensado. 

-En la final ante Holanda tus lágrimas conmovieron ¿Qué pensabas en ese momento? 
-Lloraba por la angustia de haber perdido el partido pero también estaba triste porque habían terminado los Juegos Olímpicos. Se terminaba una etapa muy linda a nivel grupal. Muy buena convivencia con mis compañeras donde disfrutamos muchísimo. También sé que muchas de las chicas, al pensar que era mis últimas Olimpíadas se angustiaron. 

-¿Ya lo tenés decidido el retiro? 
-Realmente, no. En este momento estoy disfrutando del descanso y no estoy presionándome para ver que voy a hacer. Creo que me va a surgir en algún momento, mentalmente y emocionalmente, tomar una decisión. Ahora me estoy tomando el momento para disfrutar de otras cosas y no pensar en que voy a hacer más adelante. Por el momento, lo laboral lo dejo de lado y voy por el afecto de los que quiero. 

Fuente: ¡Hola!

No hay comentarios :