jueves, 11 de agosto de 2016

Leones: Empate para el infarto


Aplausos para el despliegue de los Leones en el empate 4-4 vs el bicampeón olímpico Alemania. En un partidazo que terminó en igualdad apenas segundos antes del final, los argentinos demostraron que talento, garra y deseo tienen de sobra.

Bien temprano en el primer cuarto Argentina se puso en ventaja a través del implacable revés de Lucas Vila. Habían sido desde el principio los dirigidos por Retegui los encargados de proponer juego, presionar e ir en busca de los tres puntos. 

Con varias situaciones en su haber incluyendo corners, los Leones no encontraron la eficacia necesaria para ampliar el marcador. Alemania cambió cada chance de gol argentino por uno en el arco protegido por Vivaldi. 

Herzbruch niveló el tanteador faltando un minuto para el cierre de la primera etapa tras lo que los chicos tuvieron una pegada de Mazzilli en el poste y un corto para cerrar con la esperanza intacta. 

El segundo cuarto Argentina volvió a ser protagonista en cuanto a ingresos al área, posesión y generación de juego. Sin embargo el contragolpe letal de los germanos les dio a Wesley y Grambusch sendos tantos para ponerse arriba 3-1. Sin titubeos los Leones continuaron ocupando el campo rival hasta que Ibarra de corto, logró el descuento apenas antes del entretiempo.

Con las cosas 2-3 y las ganas de ganar intactas el tercer cuarto transcurrió con más revoleo de tarjetas que de goles. Con algunos fallos de dudosa interpretación las amarillas se pusieron de moda. Argentina debió sostenerse sin Brunet primero y sin Menini y Peillat después. Lo destacado: ni aún así pudo Alemania ampliar la diferencia. 

El último cuarto fue de esos que no olvidaremos. Argentina buscó por todos los medios y por fin Peillat pudo desahogarse poniendo el 3-3 tan ansiado. Con tres minutos por jugar vibramos todos al ver la escapada albiceleste que habilitó a Vila quien sobre la izquierda del área, puso un centro feroz que Matias Rey, de gran trabajo durante todo el partido, conectaría en el aire y a la carrera para la euforia de un estadio repleto de banderas celestes y blancas.

Todo parecía cerrado. Brunet tiraba lujos de caño en el rincón más alejado del riesgo. Pero el bicampeón olímpico tiene sangre fría y fue a buscar el empate. Con algo así como diez segundos por jugar, Alemania consiguió su único corto del partido y dos segundos más tarde, le robaba dos puntos a nuestra selección.

Final con la cabeza bien en alto a pesar de la decepción que mostraban los rostros de quienes entregaron todo y vieron escapar la ilusión de saberse clasificados ya a cuartos de final.

Ahora se trata de vencer a Irlanda mañana porque aunque el empate clasifique a la Argentina, estos Leones merecen rugir con furia y meterse en la ronda final victoriosos.

¡Vamos Argentinaaa!

No hay comentarios :