lunes, 14 de diciembre de 2015

¡Tengo Esperanza! : Leonas CAMPEONAS


Hace cinco años, parada en la misma tribuna, haciendo el mismo trabajo, me emocione. Fue cuando el recien estrenado Estadio Mundialista de Rosario veia a las Leonas levantar la Copa del Campeon Mundial. Alguien me palmeo la espalda acompañando mi llanto de felicidad. Hoy, fue un abrazo. El de la alegria compartida, el que muchos pensabamos improbable al comienzo del torneo. 
Es que pasaron tantas cosas... Llego Santi. Dejó Lucha. Se fue Charo. Llego Gabriel. Se fue Piti. Volvio Claudia. Hubo ruido y no todos los rugidos fueron de gol.  

Pero, Ellas, las "nuevas" Leonas creyeron. Y su fe, las llevo a lo mas alto del podio.

El estadio ahora se llama "Luciana Aymar" como debe ser. La camiseta es la misma rayada celeste y blanca de siempre. El torneo es otro, la World League. Los rivales fueron los mismos. El sistema una rareza que dejo a los candidatos sin final y a los cuartos en semis. Pero algo se repitió: la mística rosarina que siempre pone a las Leonas en las finales tras partidos épicos.

Llegaron de punto. Se fueron como banca. Se llevaron el trofeo, los aplausos y los titulares de los diarios: "CAMPEONAS"

Nueva Zelanda vivió el sueño de estar en una final de torneo grande. Pero hoy seguramente estarán en terapia para recuperarse de lo que Argentina le hizo. El anfitrión le hizo bullying al invitado. Se abuso del poder de gol. Se abuso del tamaño de su hinchada. Si hasta las "nuevitas" le faltaron el respeto venciéndoles la valla.

Las apuestas decían que seria un 2-1 con sufrimiento. La realidad en cambio sacudió el estadio cinco veces. Golazos. 
Granatto va a tener que pagarles el psicólogo a las defensoras a las que les pintó la cara antes del primero. Campoy se volvió a besar el guante (¿Lo habrá soñado también?) Dupuy coronó el esfuerzo de años ni mas ni menos que en la final de un torneo grande. Barrionuevo dijo presente en el cuarto grito. Y Merino le puso el moño al partido con la potencia del que se clava en el angulo.

Ya nadie se acordaba del gol de Punt. Ni de las dudas, ni el partido con Australia o el baldazo que nos dio China en la clasificación. 

Algo cambió. Hay conexión. Un sentimiento que casi pidiendo permiso, se fue instalando y haciéndose mas fuerte. Y no se que opinaran ustedes pero ese sentimiento es el mejor trofeo. 
Lo cantó Lali en los entretiempos y lo ratifico: "¡Tengo Esperanza!"

Si las Leonas creen, yo también.

¡Felicitaciones CAMPEONAS! ¡A seguir que esto recién empieza! 
¡Vamos Leonas! Vamos Argentina!

Gaby Faccennini

No hay comentarios :